La respuesta está en el viento: Bob Dylan ganó el Nobel

Tiempo de lectura: 2 minutos.


Bob Dylan ganó el premio Nobel de Literatura 2016: “por haber creado una nueva expresión poética en la gran tradición de la canción americana”. De esa manera lo pronunció la Academia Sueca, siendo la primera vez en la historia que se otorga este galardón a un músico.

A partir de hoy las partituras de Dylan pertenecerán a las nuevas páginas de la literatura universal: serán sus versos pentagramados, sus notas fuera del margen de lo establecido, sus silencios precisos, así como las historias de sus canciones, las que nos explicarán el mérito.

El premio demuestra que la literatura no tiene una sola vía de ser expresada. Lo escrito en voz alta, un soplo en la armónica o el rasgueo de una guitarra al borde del camino, reivindican el hecho de que el escritor puede tener otra hechura y que la música también es una forma de lectura:

¿Cuántos caminos debe recorrer un hombre

antes de que sea llamado hombre?

¿Cuántos mares debe atravesar la paloma blanca

antes de dormir en la arena?

Sí, ¿cuántas veces deben volar las balas de cañón

antes de ser prohibidas para siempre?

La respuesta, mi amigo, está en el viento,

la respuesta está flotando en el viento.

¿Cuántas veces debe un hombre levantar la vista

antes de poder ver el cielo?

Sí, ¿cuántos oídos debe tener un hombre

para poder escuchar a la gente que llora?

Sí, ¿cuántas muertes serán necesarias para comprender

que ya ha muerto demasiada gente?

La respuesta, mi amigo, está en el viento,

la respuesta está flotando en el viento.

¿Cuántos años puede existir una montaña

antes de ser deslavada por el mar?

Sí, ¿cuántos años puede vivir alguien

antes de que se le permita ser libre?

Sí, ¿cuántas veces puede un hombre voltear la cabeza,

fingiendo no ver nada?

La respuesta, mi amigo, está en el viento,

la respuesta está flotando en el viento.

“Blowing In The Wind”, Bob Dylan, 1963.*



El verdadero nombre de Bob Dylan es Robert Zimmerman. Nació en 1941, en Duluth, Minnesota. Desde muy joven viajó por Estados Unidos siguiendo el camino errante de los músicos de protesta. Woody Guthrie, pionero de la música country, le pidió que recordara siempre que la música es un instrumento de crítica social. Así lo hizo Dylan en su primera época, cuando cautivó al público en el festival de Newport, en 1965. Pero después consideró que se había convertido en un símbolo comercial de protesta y trató de cambiar su imagen a través de composiciones autobiográficas, alegorías religiosas, sueños y atmósferas surrealistas. Dylan fue uno de los primeros músicos en incorporar instrumentos eléctricos a la música folclórica. “Blowin’ in the Wind” forma parte de la primera época de Dylan. Hay un deseo intenso por denunciar las miserias que había encontrado en sus viajes. Para él, la vida era un gigantesco “Paseo de la desolación”, una extensión de la “Autopista 61” donde la gente moría de frío. Sin embargo, es un rasgo típico de Dylan no proponer alternativas concretas a lo que critica. Entre sus obras figuran: Bob Dylan, The Freewheelin’ Bob Dylan, The Times They Are A-Changin’, Another Side Of Bob Dylan, Highway 61 Revisited, Blond On Blond, Nashville Skyline, New Morning, Before The Flood, Blood On The Tracks, Desire, Street Legal.


*Traducción al español tomada de: La poesía en el rock (Breve antología). Selección, traducción y notas de Claudia Aguirre Walls y Juan Villoro. Material de lectura UNAM, PDF.

Deja un comentario