La luz de la lectura

¡QUISIERA que mi libro

fuese, como es el cielo por la noche,

todo verdad presente, sin historia.

 

Que, como él, se diera en cada instante,

todo, con sus estrellas; sin

que niñez, juventud, vejez quitaran

ni pusieran encanto a su hermosura inmensa.

 

¡Temblor, relumbre, música

presentes y totales!

¡Temblor, relumbre, música en la frente

—cielo del corazón— del libro puro!

 

Juan Ramón Jiménez, Piedra y cielo.

Foto: Isidro Ferrer:  www.isidroferrer.com

Deja un comentario