Fashion Media show

Por Alicia González Castro

Tiempo de lectura 2 minutos.


Porque el intelecto también desfila en la pasarela de las redes sociales como si el cerebro luciera un abrigo de piel que cubriera sus neuronas, o cualquier medio de comunicación difundiera las próximas tendencias, ya sea accesorios de humo que acompañen el Fashion media show.

Marketing de la realidad. Un escenario está preparado para someter a juicio a las instituciones, las empresas o la sociedad. Asientos, luces, backstage, algunos maquillistas de la realidad la manipulan con un par de aplicaciones de desinformación, que favorecen o perjudican a alguien. El chiste es vender, vestir con la mejor gala, la opinión pública, protagonista del desfile que buscar generar controversia o inclinar el pensamiento hacia cierta prenda o punto de partida para analizar la vida y el contexto que nos rodea.

Un collar de rumores por aquí, alguna información extraoficial por allá que genere caos o confusión y despierte la ingenuidad en los receptores activos que al primer link dan like y comparten, o bien parafrasean lo que ven en la televisión, leen en los periódicos, y escuchan en la radio.

No estamos alejados de la realidad. Hace tiempo, Sócrates, consideraba que la opinión subjetiva e individual es intermedio entre la ignorancia y el conocimiento. Ahora la pasarela o el ágora son las redes sociales o los editoriales en los medios de comunicación.

Anteriormente, los sofistas enseñaban a sus alumnos a utilizar la retórica con el fin de persuadir. Hoy en día, ese recurso sigue insistiendo en ser la mejor fórmula para convencer al otro de adquirir ciertos productos, o lo que es peor, seguir ciertas convicciones ideológicas.

El fashion media show da la pauta sobre cómo algunos diseñadores de la realidad, que en otro argot se les conoce como periodistas o líderes de opinión, crean la tendencia temática sobre que hablar en la sobremesa, en el transporte público o solo compartir en nuestros espacios de expresión.

Hay una pasarela que solo es auditiva. Las radiotribunas, que a una parte de las nuevas generaciones puede llegar a enfadar. Todo oscila en lo mismo, quejas del partido contrario que está en el poder y no hace su trabajo. Lanzar escupitajos de crítica destructiva que exhibe hacia donde podría moverse la sensibilidad.

Los nombres dicen mucho. Si la colección tiene un nombre de carácter golpista o sensacionalista, es probable que la intención sea provocar alguna clase de controversia que funcione bien al observar lo que está pasando.

Oscar Wilde consideraba que la opinión pública existe ante la ausencia de ideas, cuando la realidad y los pensamientos se fusionan para expresar lo que a ciertos sectores de la sociedad les interesa, exhibir en la pasarela que forma nubes de rumores que rebasan el verdadero análisis de la realidad.

Cada hecho u opinión camina por si sola con los tacones de los fundamentos que muestran una perspectiva de un contexto tejido por conglomerados que se creen dueños de lo que las neuronas visten, algunos incisivos que en sus plataformas exhiben en ocasiones una idea apócrifa que de tanto repetirla comienza a ser verdad.


Alicia González Castro 

Tijuana BC. Licenciada en Comunicación por la UABC. En 2010 publicó su primer poemario, Inventario de ilusiones con el sello editorial, Existir. Ha publicado en revistas culturales e independientes en México, Colombia y España como: TijuaNeo, Existir, Acequias, Frontera Esquina, Zarabanda, Literariedad, Negra tinta, entre otras.

Asimismo ha compartido su trabajo artístico en antologías poéticas como: Somos poetas ¿¡y que?! De Honda Nómada Ediciones y San Diego Poetry Annual 2011 y 2012, 2013, Por todos mis amigos y Migraciones de Arte Buhonero Ediciones. En 2013 lanzó su segundo libro de poemas: Random Poemas para leerse en desorden con la editorial Cantarsis y fue publicada en la revista Monolito y Tijuana Poética.

Fue también columnista literaria del portal Sin Embargo, colaboradora del periódico El sol de Tijuana, así como Fin de semana, filial del periódico San Diego Union Tribune. Actualmente es docente en nivel medio superior y colaboradora del suplemento cultural Identidad del periódico El mexicano, así como el portal de internet: Cultura Colectiva donde publica ensayos literarios.

 @taciturnafeliz

Deja un comentario