La búsqueda de amor

Fotografía: Gunārs Binde, The Flight No. 1 | 1992.

Por Alicia González Castro

Tiempo de lectura 3 minutos.


La búsqueda de amor e identidad a través de la música y naturaleza en el cuento “El árbol” de Maria Luisa Bombal.

La autora, originaria de Chile y nómada de letras fue una escritora que se oscilaba entre la dicotomía de la fantasía y realidad en su narrativa. La psique de los personajes jugo un papel muy importante a partir del simbolismo plasmado en su literatura, en especial mezclando elementos de la naturaleza con el estado emocional de la mujer.

En el relato, un padre viudo con seis hijas se encuentra agotado. Le da igual los méritos o fracasos de su última descendencia, Brígida quien padece la falta de atención de su padre, “recompensada” por Luis, su marido quien con abrazos le expresaba poesía pura: “Eres como un collar de pájaros”.

Metáforas meramente expresivas que con imágenes plasma las preocupaciones de un personaje a otro como si los describiera con esa clase de manifestaciones. Por ejemplo: —¿Por qué no te has casado conmigo? Porque tienes ojos de venadito asustado, le dice.

Asociar una característica con otra amplía la sensibilidad con que se cuenta la historia.

El abandono se presenta como una constante en el relato, ya que el esposo de Brígida la evade en diferentes momentos. La música clásica se impone entre hechos de los personajes y Mozart, Beethoven mezclándose en imágenes musicales que describen la atmósfera nostálgica entre la invisibilidad que le hacía crear a la protagonista una conexión interna con el árbol pegado a la ventana del cuarto de vestir, como si el gomero entendiera las inquietudes o aceptara el carácter de Brígida, de repente temple, resignada, tonta, ignorante, pero también intensa como si el árbol representara el bagaje de emociones reprimidas de la protagonista que sin saberlo pedía atención y parecía llevar una relación con el gomero, como en la parte en la cual ella tumba la ropa al piso y de repente un viento intenso y la lluvia torcieron el árbol tal cual, la esencia de la protagonista al confrontarse con su esposo y admitir que no lo quería.

En el transcurso de la historia, la autora desarrolla la descripción como parte de la ambientación en cuanto a intercalar como va modificándose el espacio y las emociones que surgen como si fueran dos historias mezclándose: la naturaleza física y humana.

Asimismo, la búsqueda de superación femenina se vuelve presente como símbolo  cuando la mujer se involucra y participa en sus decisiones, reflejándose de manera paulatina, como un proceso que se genera lentamente, ya que el punto inicial del personaje creado por Bombal, hace referencia a la generalización de la típica ama de casa que no aspira a algo más, incluso la describen como tonta y perezosa.

El transcurso de la historia refleja la vida de Brígida transcurrir con el paso de las estaciones del año y como se muestra tal cual mientras el árbol permanezca ahí. 

En esa búsqueda hay una sintonía musical y emocional en la manera en que la autora cuenta la historia. Por ejemplo, con ciertas piezas inicia el concierto narrativo donde se mezcla ciertos momentos de la protagonista a un ritmo totalmente distinto a cuando tiene que confrontar ciertas situaciones y

Sin embargo al final la evolución de Brígida se proyecta en cuanto toma conciencia y se ve afectada porque ya no está el árbol, como si despertara y repara en que casarse por evadir la soledad y seguir las normas sociales, no es la solución, sino encontrarse a si misma.


Alicia González Castro 

 

Tijuana BC. Licenciada en Comunicación por la UABC. En 2010 publicó su primer poemario, Inventario de ilusiones con el sello editorial, Existir. Ha publicado en revistas culturales e independientes en México, Colombia y España como: TijuaNeo, Existir, Acequias, Frontera Esquina, Zarabanda, Literariedad, Negra tinta, entre otras.

Asimismo ha compartido su trabajo artístico en antologías poéticas como: Somos poetas ¿¡y que?! De Honda Nómada Ediciones y San Diego Poetry Annual 2011 y 2012, 2013, Por todos mis amigos y Migraciones de Arte Buhonero Ediciones. En 2013 lanzó su segundo libro de poemas: Random Poemas para leerse en desorden con la editorial Cantarsis y fue publicada en la revista Monolito y Tijuana Poética.

Fue también columnista literaria del portal Sin Embargo, colaboradora del periódico El sol de Tijuana, así como Fin de semana, filial del periódico San Diego Union Tribune. Actualmente es docente en nivel medio superior y colaboradora del suplemento cultural Identidad del periódico El mexicano, así como el portal de internet: Cultura Colectiva donde publica ensayos literarios.

 @taciturnafeliz

Deja un comentario