Cuento Revista

Temüdschins Suche

Fotografía de ROBSON


Un cuento de Erasmo W. Neumann

Tiempo de lectura 1 minuto.

Resuelto a salvar a su mujer de los merkitas que tantos males le habían causado, Temüdyin cabalgaba hacia el norte. Detrás suyo, las fuerzas combinadas de Togril y Jamukha levantaban una nube de polvo. Eran tantos sus caballos que cimbraban la tierra. Caía la noche cuando divisaron el campamento enemigo. Ignoró a sus aliados, quienes preferían atacar por la mañana, y ordenó una carga frontal. Descartado el sigilo, se encontraron con una considerable resistencia. Volaron flechas en ambas direcciones. Veloces, abrieron una brecha en la defensa y la refriega se trasladó al interior del asentamiento. Bajo la luna, un caos de acero y madera. Los números de las fuerzas aliadas se impusieron. Temüdyin se dirigió a la tienda principal, al centro del campamento. Cuantos le hicieron frente atestiguaron el filo de su sable. Por fin, sólo un hombre se interponía entre él y su meta, armado con poderosa hacha. Su fajín lo delataba cabecilla del clan. Se enfrascaron en feroz lucha, pero el joven mongol ya no probaría la derrota el resto de su vida: tras desarmarlo, le rebanó el cuello. Miró por encima de su hombro antes de entrar a la tienda: el poderoso Jamukha ya controlaba la zona.

—Ve, hermano —le dijo.

Se aventuró más allá de las cortinas, sin embargo, allí no lo aguardaba la añorada Börte, sino un muchacho amarrado al poste central. Cayó a sus pies tan pronto lo liberó de sus ataduras.

—¡Mi alma canta alabanzas en tu nombre, Señor de las estepas, pero la mujer a quien buscas se encuentra en otro campamento!

Al escucharlo, Temüdyin enfundó su sable, desencantado, y salió de la tienda. Bastó una palabra suya para que el ejército cesara el pillaje y la quema del campamento:

—Partimos.

Una nueva polvareda se alzó en la llanura: los mongoles cabalgaban hacia el segundo de los ocho campamentos merkitas.


Erasmo W. Neumann

Autor de narrativa, articulista, traductor, productor y locutor de radio. Ha publicado algunos libros de cuentos. Encabeza el proyecto Rotterdam Press.

Twitter: @VonRotterdam

Deja un comentario