Autor: Javier Tinajero R.

Para reconocerse tuvo que andar a favor de los vientos.   www.nuberrante.com.mx