Minificción Revista

Sin lugar en el mundo

Por Violeta Rojo

Imagen: Mapamundi más grande y antiguo del mundo conocido. Urbano Monti, 1589.

Tiempo de lectura 1 minuto.


.

Mis padres son españoles, castellanos viejos de recio acento. Yo hablé así hasta que entré al colegio. Allí se reían de mi acento, así que lo cambié a uno muy venezolano. Cuando volvimos de Londres, mi hija hablaba con perfecto acento británico y sus compañeros se burlaban de su acento tan alejado del gringo. Mis sobrinietos son españoles y se extrañan de mi raro acento. Durante la guerra de independencia venezolana reconocían a los españoles por su manera de decir naranjas. Leo a una escritora nigeriana cuando cuenta que los yoruba reconocen a los ibgo porque hay cosas que no pueden decir.

A la larga, muchos extrañamientos se derivan solamente del uso diferente de una fricativa, una labiodental. Al verlo así, todo adquiere la exacta medida del absurdo.

.

Aquí soy una primera generación, queriendo decir que soy la primera nacida en esta tierra. Allá soy una sudaca, queriendo decir que mis papeles no me equiparan a los nativos. En ningún sitio tengo lugar. Ni los migrantes ni los hijos de los migrantes encontramos nuestra querencia.

.

Soy de ambos lados sin ser de ninguno. No entiendo cosas de allá ni de aquí. Acá se me nota a la legua lo europeo. Allá se me siente el Caribe. La patria no es el idioma, la patria no es la cultura, la patria no es la tierra. La patria no existe.

.

Aprendo un tercer idioma, en el que seré más extranjera aún. O eso pensaba hasta que estudio el cuarto idioma y me doy cuenta que en este sí soy extranjera.


Violeta Rojo

Investigadora y docente venezolana (Caracas, 1959). Es profesora de la Universidad Simón Bolívar (USB).Licenciada en letras por la Universidad Central de Venezuela (UCV, 1985), magíster en literatura latinoamericana por la USB (1993) y doctora en letras por la USB (2000). Research Fellow por la Kingston University (Gran Bretaña, 2000-2001). Ha publicado Breve manual para reconocer minicuentos (1996 y 1997); El minicuento en Venezuela (2004 y 2007); Antología de la novísima narrativa breve hispanoamericana (2008), con Héctor Abad Faciolince y Carlos Leáñez Aristimuño; Breve manual (ampliado) para reconocer minicuentos (Caracas, 2009), y Mínima expresión: una muestra de la minificción en Venezuela (Caracas, 2009), entre otros.

Twitter: @violetred

Deja un comentario